Era una pelota

23-01-13

Era una pelota

En esto se puede convertir una pelota.


En las consultas veterinarias es frecuente la visita de un propietario explicando que su perro se ha comido ... y aquí la lista puede ser larga y diversa. Contando con que el propietario haya podido verlo, que en la mayoría de los casos no es así.


Normalmente y con ayuda farmacéutica, acaban expulsándolo.


Nuestro Bruc, a pesar de que tenía buen aspecto, con ganas de jugar y salir a pasear, empezó a vomitar con frecuencia, lo que nos hizo consultar al veterinario. En una primera radiografía se le observó un cuerpo extraño en el estómago. Se empezó un tratamiento con el fin de ayudarle a expulsarlo, y aunqué vomitó lo que vimos era un resto de pelota, en la segunda radiografía todavía aparecía un objeto de considerable tamaño y puntiagudo.


Ante el riesgo de que pasara al intestino, la imposibilidad de que lo expulsara y ninguna posibilidad de extraerlo mediante endoscopia, no ha habido más remedio que pasar por quirófano y abrir.


Lo que en un momento fué una pelota, se había convertido en este objeto duro como una piedra y de cantos afilados.


Merece la pena dedicar un tiempo a enseñar a nuestro perro a no comer nada que no sea su pienso, ya que es fácil que en un descuido traguen cualquier cosa peligrosa con el consiguiente transtorno para perro y propietario.


Bruc está ahora en proceso de postoperatorio, y esperamos tenerlo pronto totalmente recuperado.