Un antes y un después.

28-09-2011

Un antes y un después.

Quienes conocieron a Nona cuando llegó a nuestra protectora, la recordarán como una perra piel y huesos, desnutrida, acababa de parir todavía sangrando, con unas calvas que ocupaban buena parte de su cuerpo,  una mirada triste y con siete cachorros de dos días a los que alimentar. Fué una imagen impactante y una conmoción. ¿Qué hacemos?

Pero el equipo se puso en marcha. Un equipo formado en primer lugar por la familia de Ricard, Lourdes y sus hijas Blanca y Laia que acogieron a Nona y a sus siete cachorros, posteriormente a la familia de Victor y Teresa, a todos los voluntarios que se turnaron para atender a madre e hijos,  al personal del  Centre Veterinari de Masnou y a los adoptantes que se quedaron con Nona a la hora de destetar a los cachorros sin dudarlo, pese al mal aspecto que ofrecía. Sin todas estas ayudas, ni Nona ni los "siete enanitos" hubieran podido sobrevivir. Por tanto, quede constància del agradecimiento de esta asociación a todas estas personas, voluntarios y profesionales, por la magnífica labor llevada a cabo.

El buen trabajo ha tenido su recompensa. Los cachorros fueron rápidamente adoptados como suele suceder, si bien nos ha venido uno devuelto, Nila, por tratarse precisamente de un cachorro, y a quien esperamos encontrar pronto una familia.

Pero la mayor recompensa es ver actualmente a Nona, que ha sido una madre paciente y una muy buena perra,  con un pelo dorado  que recubre su cuerpo, ha ganado peso y se ha musculado,y  su mirada ha cambiado. Está irreconocible, y sabemos es muy querida oir su familia.

Siempre es mejor una imagen que mil palabras, por tanto invitamos a ver a la actual Nona.

 

 

 

Galerías de fotos