Adiós a Golfo

09-03-2008

Que todavía queda la España negra, es un hecho, además de una vergüenza.

El pasado mes de enero Golfo, un grifón de dos años, fué matado a tiros con una escopeta calibre 22 por el guarda forestal, quien tiene permiso para hacerlo desde el 19 de septiembre, y por aquellas fechas ya llevaba matados unos 40 perros. A estas alturas, serán más.

Golfo era un perro con amo, con chip, querido, que se separó por un instante de su dueña con quien había salido a correr.

Esto ocurre en Punta Entinas, un pueblo de Almería y habrá que pensar que con el beneplácito del Departamento de Medio Ambiente, dada la autorización extendida de poder matar a cuanto se ponga por delante, con el agravante de no haberse publicado ni difundido esta medida entre la población.

¿Para cuando esa ley que proteja a los más indefensos?

Estamos en el siglo XXI y todavía parecemos prehistóricos para vergüenza de muchos.

 

 

Autor: Golfo